domingo, 29 de enero de 2017

Raviolis caseros de bonito con salsa de tomate

RAVIOLIS CASEROS DE BONITO EN ESCABECHE CON TOMATE

INGREDIENTES: 

Masa:
200 gramos de harina de repostería
2 huevos medianos
2 cucharadas de aceite
una pizca de sal
Por cada 100 gramos de harina pondremos 1 huevo entero, una pizca de sal y una cucharada de aceite.

Relleno:
Bonito en escabeche
1 huevo cocido
Alcaparras
Pimiento rojo en conserva
Orégano
Tomate frito
Cebolla

Salsa de tomate:
Tomate frito casero
Albahaca
Orégano

PREPARACION:

Para el relleno tenemos que cocer un huevo 10 minutos en agua hirviendo. Una vez cocido, lo pelamos y lo chafamos con un tenedor. Incorporamos el bonito en escabeche, el pimiento rojo picadito, las alcaparras picadas y la cebolla frita, así como tomate frito y orégano. Chafamos todo bien evitando que quede con demasiada humedad.

  En un recipiente ponemos los ingredientes de la masa y amasamos bien hasta hacer una bola de masa que no se pegue. Si vemos que se pega un poco, añadimos un poco más de harina ya que dependiendo de lo grandes que sean los huevos, habrá que poner un poco más o menos.
Dejamos reposar media hora la masa en la nevera tapada con papel film y luego extendemos la masa con el rodillo hasta dejar una plancha muy fina. Si vemos que se nos pega un poco, espolvoreamos harina en la encimera.
Partimos la masa en dos partes y extendemos con ayuda del rodillo y harina, una de las bolas hasta dejarla muy finita. Haremos lo mismo con la otra bola de masa intentando que sean del mismo tamaño.
Vamos colocando montoncitos de relleno separados unos de otros encima de la masa bien finita.
Humedecemos con agua las zonas sin relleno y colocamos la otra lámina de masa encima. Presionamos con las manos para juntar las láminas por donde habíamos humedecido con agua. Procuraremos que no quede aire dentro de los raviolis. Con un cuchillo o un cortador rizado para raviolis, vamos cortándolos y dejándolos sobre un paño enharinado. Dejaremos secar los raviolis un poquito.

En una cazuela ponemos abundante agua a hervir con sal y una chorradita de aceite y cuando hierva añadimos la pasta. La coceremos unos 10 minutos. Escurrimos y los incorporamos a la salsa de tomate que habremos aderezado con albahaca y orégano.

También podemos congelarlos una vez hechos y secos poniéndolos extendidos para que no se peguen unos con otros. Una vez congelados los podemos juntar en una bolsa de congelación y mantenerlos en el congelador bastante tiempo. A la hora de sacarlos, los coceremos en agua hirviendo sin descongelar.