viernes, 11 de mayo de 2018

Tarta de manzana con crema pastelera


TARTA DE MANZANA CON CREMA Y MASA QUEBRADA CASERA

INGREDIENTES:  

Masa quebrada:
200 grs harina
100 grs mantequilla
1 huevo
2 cucharitas azúcar
Pizca de sal

Relleno:
Crema pastelera
3 manzanas Golden
Azúcar glas
Mermelada albaricoque
1 hoja gelatina neutra
Guindas
Limón

PREPARACION:  

Comenzamos preparando la masa quebrada. Para ello ponemos la harina junto con el azúcar y la pizca de sal en un bol y le medimos la mantequilla. Trabajamos la masa con la mano y le agregamos el huevo. Continuamos juntando los ingredientes con la mano, sin excedernos de amasado ya que quedaría dura. Una vez podamos formar una bola la envolvemos en film y la dejamos media hora en la nevera.
Transcurrido el tiempo la sacamos y sobre un papel de horno la estiramos con la ayuda de un rodillo. Ha de quedarnos fina y con mayor amplitud que el molde que utilicemos para hornear.
Untamos con un poquito de mantequilla el molde y le cruzamos dos tiras de papel de horno para poder desmoldar la tarta posteriormente con facilidad.
Extendemos la masa sobre el molde y lo acomodamos bien apretado hasta la parte de arriba de los bordes. Si se rompiese podemos ir corrigiéndolo con trocitos de masa.
Introducimos al horno a 200 grados 10 minutos pinchando la superficie de la masa con un tenedor y colocando encima de la masa una placa de metal para evitar que se hinche. Transcurridos los 10 minutos sacamos el molde y le quitamos la placa de metal volviendo a introducir la fuente 5 minutos más para que se cocine por el centro. Sacamos y reservamos.

Ponemos agua fría en un bol y le añadimos zumo de limón. Pelamos las manzanas y las cortamos en cuatro partes. Laminamos luego cada parte cortando medias lunas y las introducimos en el agua con limón.

Vertemos la crema pastelera sobre el molde de masa quebrada y encima de ella vamos colocando superpuestas las láminas de manzana que habremos secado bien. Espolvoreamos azúcar por encima y la metemos al horno 40 minutos a 200 grados.
Sacamos la tarta y la cubrimos por encima con gelatina de albaricoque y en el centro ponemos una guinda
Para la gelatina de albaricoque ponemos una hoja de gelatina en agua fría para hidratarla.
En un vaso ponemos mermelada y agua y la calentamos en el micro. Incorporamos la hoja de gelatina, removemos y con un pincel pintamos por encima toda la superficie de la tarta. Introducimos unas horas en la nevera para que se enfríe.