jueves, 12 de febrero de 2015

Berlinas rellenas de crema

BERLINAS DE CREMA


Si os gustan los donuts, éstas berlinas os van a enloquecer. No pensaba que se pudieran hacer unas berlinas tan exquisitas, tiernas, suaves,  esponjosas... y encima se conservan estupendamente durante unos dias. De todas maneras, podéis congelarlas y cuando os apetezca disfrutar de ellas, las descongelais y veréis que están igual que el primer dia. Si por algún motivo se os secasen un poquito, metedlas unos segundos al micro y por arte de magia volverán a la vida, vamos, que volverán a estar como recién hechas.

INGREDIENTES:

Masa madre:
140 grs. harina fuerza media
90 grs. agua tibia
3 grs. levadura fresca

Masa donuts:
150 grs. Harina fuerza media
4 yemas de huevo
20 grs. levadura fresca
15 grs. Leche
30 grs. Azúcar
5 grs. Sal
60 grs. Mantequilla
6 semillas de cardamomo
Ralladura de naranja
Aceite de girasol

Relleno:
Crema pastelera

PREPARACION:

Comenzamos elaborando la masa madre. Para ello, en un bol mezclamos la harina junto con la levadura disuelta en el agua tibia. Formamos una masa y la dejamos reposar 1 hora aprox. Tapada con papel film.
A continuación formaremos la masa de las berlinas y para ello en un recipiente ponemos la masa madre fermentada, la harina, la levadura disuelta en la leche tibia y mezclamos. Seguidamente incorporamos las yemas, la sal, el azúcar, la ralladura de naranja  y el cardamomo machacadito y amasamos bien. Por último añadimos la mantequilla blandita y volvemos a amasar durante un rato hasta formar una bola lisa y compacta. La masa es normal que quede blanda. Tapamos la bola que hemos formado con papel film y dejamos que fermente hasta que doble su volumen.
Una vez ha doblado su volumen, la vaciamos sobre la encimera enharinada y la aplastamos suavemente para sacarle el aire. Formamos una plancha de 1 cm de grosor y cortamos las berlinas con un cortapasta redondo. Vamos dejando las berlinas sobre papel de horno y las tapamos con un paño. Las volvemos a dejar levar hasta que vuelvan a hincharse y doblen el volumen. Por último, recortamos con la tijera el papel alrededor de cada una para no tener que manipularlas al echarlas al aceite.
Calentamos mucho aceite de girasol en una sartén y cuando esté templado (número 3 de fuego) iremos poniendo las berlinas de dos en dos para que cojan color por un lado y a continuación, con la araña, darles la vuelta para que cojan color por el otro. Hay que tener mucho cuidado porque se doran enseguida. Las sacamos sobre una rejilla con papel y las dejamos enfriar. Si las queremos rebozar en azúcar, lo tendremos que hacer en caliente.
Podemos congelarlas una vez que estén frías y sacarlas unas dos horas antes de ir a comerlas. Si además las metemos al microondas  unos segundos, estarán como recién hechas.

Para rellenarlas de crema, cogeremos una manga pastelera con una boquilla alargada y pincharemos con ella en un extremo de la berlina presionando la manga para introducir el relleno. Por último, espolvoreamos de azúcar glas.