lunes, 25 de enero de 2016

Macarons de fresa

MACARONS DE FRESA

INGREDIENTES:

Mazapán:
130 grs. Harina de almendra
130 grs. Azúcar glas
45 grs. claras huevo

Merengue italiano:
125 grs. azúcar normal
35 grs.  agua
50 grs. claras huevo
Gotas de limón

Colorante alimentario rojo

Rellenos:
Butter cream de fresa


PREPARACION:  

Mezclamos la almendra molida con el azúcar glas y la trituramos en el molinillo para dejarla más fina. A continuación tamizamos dos veces a través de un colador la mezcla para dejarla bien finita. Le añadimos los 45 grs. de claras y formamos un mazapán mezclando bien los ingredientes. Reservamos tapada con film para que no se seque.

Poner a cocer en un cazo los 125 g. azúcar junto con los 35 g. de agua y unas gotas de zumo de limón para que no cristalice (almíbar). No debemos remover el almíbar mientras se hace. Cuando el almíbar llegue a punto de hebra fuerte (aprox. 3 minutos hirviendo) ponemos a montar en la batidora los 50 g. de claras y cuando estén montadas a punto de nieve vamos añadiendo el almíbar caliente en forma de hilo sin dejar de batir hasta formar el merengue. Podemos añadir el colorante cuando tengamos el merengue montado y batimos otro poco para que se integre. El merengue ha de quedar a punto de pico de pato fuerte, es decir, que cuando levantemos las varillas quede el merengue como un pico que no se baje. Le incorporamos el colorante.
Añadimos el merengue al mazapán que teníamos reservado y mezclamos con movimientos envolventes hasta conseguir un punto de cinta que al caer lo haga lentamente y quede como una cinta plegada y el dibujo desaparezca poco a poco.
Preparar la   placa de horno con papel antiadherente y coger la manga  pastelera con una boquilla redonda y rellenarla con la masa de macaron.
Dosificar la masa de macaron con la manga dando forma al macaron y una vez hechos todos golpeamos la placa sobre la mesa para conseguir que salgan las burbujitas de aire que pudiera tener la masa dentro.  Los dejamos secar hasta que podamos tocar su superficie y esté completamente seca. Si queremos acelerar el proceso de secado podemos introducir los macarons en el horno a 40 grados de temperatura hasta que la superficie esté seca.
Precalentamos el horno a 150 grados e introducimos la placa en la segunda altura por abajo unos 17 minutos bajando la temperatura a 140 grados. Depende del tamaño del macaron. Una vez horneados los sacamos y sin tocarlos, los dejamos enfriar sobre una rejilla con el mismo papel de horno.
Una vez fríos y duritos, los rellenamos con la butter cream de sabores o cualquier otro relleno que prefiramos. Los dejamos en un recipiente hermético en la nevera.

Es preferible comerlos pasadas 24 horas para que alcancen su textura perfecta